lunes, 31 de marzo de 2014

LOS PEGAMENTOS


Los pegamentos, colas, gomas o adhesivos, que de todas estas formas se llaman, son junto con el papel los elementos fundamentales de un recortable; bueno, mejor dicho, de casi todos los recortables pues han existido algunos en que las piezas se encajaban unas con otras por medio de unas pestañas, de forma similar a como se construían los coches y los trenes de hojalata.

Mis primeros recuerdos son para el Pegamín, un adhesivo que venía en tubo y que probablemente yo nunca he usado, pero que recuerdo perfectamente su nombre pues mi madre siempre pedía Pegamín aunque luego le dieran un tubo de Imedio. Por si alguien piensa que ese producto no ha existido nunca, pongo dos carteles bastante curiosos, uno en plan chistoso en el que el gato ha organizado un buen estropicio. El otro es bastante incorrecto para la época actual pues hoy casi nadie pegaría unos azotes a un niño por romper un juguete.

Postales publicitarias. Hacia 1920
El pegamento que más usé cuando era un chaval, para armar recortables o pegar cromos en un álbum, fue el Pegamento Imedio. Han pasado ya muchos años pero sigo recordando de manera muy nítida su olor y su sabor picante si te lo acercabas a la lengua.

Este adhesivo nació en el año 1935 en Calzada de Calatrava (Ciudad Real) y fue creado por Gregorio Imedio a base de disolver celuloide con acetona. Terminada la guerra civil fundó en 1944, junto con su cuñado Pedro Ciudad, la empresa Productos Imedio y empezaron a fabricarlo y comercializarlo. Se supone que los comienzos serían difíciles pero poco a poco fueron aumentando la producción hasta alcanzar la cifra de unos 80.000 tubos diarios.

Productos Imedio fue vendida en los años 90 del siglo pasado a Bison Internacional, empresa  que forma parte del italiano Bolton Group, el cual también es propietario de la firma alemana UHU. En la actualidad no sé si se si el producto sigue produciendo en Calzada de Calatrava o si se fabrica en Alemania y se utilizan las instalaciones existentes como centro logístico.

Este tipo de pegamento, además de sus usos clásicos, es muy utilizado en aeromodelismo y hay bastante gente que lo usa para construir sus maquetas. Yo, a pesar de los gratos recuerdos que me trae, no lo utilizo y prefiero utilizar la cola vinílica como adhesivo de tipo general.

Antigua publicidad de Pegamento Imedio

Bueno, dejémonos de historias y comencemos con los pegamentos para confección de maquetas. Lo que voy a contar es mi experiencia con ellos, lo cual significa que en ningún caso quiero pontificar y no deseo que nadie tome mis opiniones como dogma de fé. Lo único que si quiero dejar muy claro es que los adhesivos son como el juego de las siete y media; que o no llegas o te pasas.

Yo utilizo tres tipos de pegamentos; los que vienen en barra, los vinílicos y el cianocrilato. Veámoslos.

Pegamento en barra.

Los uso única y exclusivamente para pegar los dibujos impresos en papel fotográfico sobre la cartulina del espesor que corresponda. Es un pegamento relativamente fácil de aplicar pero tiene un gran inconveniente y es que tienden a despegarse, principalmente por las esquinas, en cuanto pasa un poco de tiempo. Creo que he probado ya todas las marcas existentes en el mercado y todas presentan el mismo problema. La solución que he encontrado es pasarme y mucho, cuando lo aplico sobre la cartulina. Nada de una pasadita o dos, cinco o seis como poco, hasta que veamos que se ha formado una buena capa. Colocamos encima la pieza a pegar, presionamos con los dedos sobre todo el perímetro y alisamos la zona central. Mano de santo.

Como sustituto al pegamento en barra se pueden utilizar los que vienen en spray. Pegan muy bien pero son bastante más caros y además no me gusta utilizarlos en el interior de casa.

Cola vinílica

También se denomina cola blanca o cola para madera y viene en botes grandes de plástico o en pequeños envases con un aplicador en forma de cono al cual hay que cortarle su extremo. Lo venden en todos los sitios, desde grandes superficies hasta pequeñas papelerías pasando, como no, por las tiendas de los chinos.

Es una cola de gran poder de adherencia y las piezas pegadas no tienden a despegarse por mucho tiempo que pase. Además es algo flexible y podemos forzar las piezas ya unidas casi sin riesgo de romper la unión. Es soluble en agua y la limpieza de cualquier utensilio se realiza fácilmente con agua caliente.

Con este adhesivo es mejor quedarse corto en su aplicación que pasarse pues en este último caso el pegamento sobrante nos rebosará por los bordes de las piezas a unir, con lo que habrá que limpiarlo y posiblemente manchemos el modelo y aunque dicen que es transparente realmente no es así; si es una bolita lo que ha rebosado está acabará tomando un color blanco y si se trata de una capa fina sí que es transparente pero según el ángulo de visión que tengamos parecerá una mancha. De todas formas eso desaparece si después de acabado el modelo lo barnizamos con barniz mate.

Alfileres tipo bonis
Una de las características peculiares de este pegamento es su forma de comportarse según el paso del tiempo. Si juntamos las piezas nada más haberlo aplicado las podremos mover, durante unos tres o cuatro segundos, para encontrar su situación exacta. Si dejamos secar un poco el pegamento se comportará casi como una cola de contacto siendo imposible mover las piezas.

Lo peor que podemos hacer para untarlo sobre las piezas a unir es valerse del aplicador cónico que forma parte del envase pues con él es prácticamente conseguir un chorro uniforme. Lo mejor es utilizar un pincel pequeño (unos 2 mm de diámetro) o un boni (también llamado alfiler de novia). Hay gente que utiliza un palillo pero el problema es que la cola se adhiere a la madera cosa que no le pasa al acero del alfiler ni a las cerdas del pincel, aunque en este caso hay que lavarlo de vez en cuando.

Pegamento Colaliquid
Antigua publicidad de Casa Reyna
Después de haber probado muchas marcas la que mejor resultado me ha dado es la Colaliquid de la empresa Indubeco R.B. S.L.L.  una pequeña empresa situada en Noez. (Toledo) Es barata, 1.30€ el bote de 135g. y lo compro en Casa Reyna, en la calle Concepción Arenal, 5 aunque supongo que la habrá en otros sitios.  De todas formas lo mejor es probar y ver cual se adapta mejor a nuestro tipo de maquetas y a nuestro modo de trabajar. Y si la que hemos comprado nos resulta demasiado espesa no tenemos más que diluirla con un poco de agua.

Cortesía de Anne Peak de FINE TIPS
Para los que quieran aplicar un cordón muy fino de pegamento hay un matrimonio de jubilados ingleses que venden un aplicador para hacer cordones de pegamento de 0.5mm. Tienen una web que se llama FINE TIPS que merece la pena visitar. El negocio lo lleva la mujer, Anne Peak. El aplicador es como un bote normal de cola blanca al que le han puesto en la punta algo similar a la punta de un portaminas. Su precio es de 3,75£ y viene sin cola para que cada uno lo rellene con su preferida. Es conveniente incluir en el mismo pedido el Spare Treated Pin. A mi me lo regaló un amigo y funciona perfectamente desde hace casi cuatro años.

Tanto las colas vinílicas como los pegamentos en barra, a pesar de ser transparentes dejan manchas en cuanto seamos poco cuidadosos (y aún siéndolo) La solución para eliminar esas pequeñas manchas es frotarlas con un pequeño pincel de cerdas mojado en agua cuidando de no empapar demasiado el modelo. También, y sea un poco guarrearía, pueden limpiarse frotando con el dedo mojado en saliva.

Cianocrilatos

Son auténticos pegatodo y se han impuesto en el mercado de los pegamentos de tipo general pudiéndolos encontrar hasta en los supermercados. Su poder de adherencia es muy alto pero tienen el inconveniente de que las uniones son frágiles. Yo los utilizo únicamente para pegar a mis maquetas objetos de acero o de plástico o para construir pequeñas piezas de acero como la escalera de la fotografía.

Escalera pegada con cianocrilato
Existen dos tipos de envases, el típico tubo con pitorro fino que nos depositará pequeñas gotas o cordones que tendremos que extender y el que viene con un aplicador en forma de brocha que puede ser de mucha utilidad cuando hay que extenderlo. Así pues dependiendo para que los vayamos a utilizar escogeremos uno u otro formato. Lo más recomendable es comprar los tubitos pequeños en de 1g. y así si se nos seca será poca la cantidad que desaprovechemos.

Existen multitud de marcas en el mercado y creo haberlas probado casi todas habiéndome dado resultados similares. Mi consejo es comprar el más barato pues va a pegar igual.

El cianocrilato es instantáneo pero no tanto. Cuanto más pegamento apliquemos más tardará en realizarse la unión, es decir, si no queremos estar un buen rato sujetando la pieza expuestos a que se nos mueva lo mejor es ser parcos a la hora de su aplicación.

Para deshacer la unión tendremos que utilizar un cúter pues si tiramos corremos el riesgo de que las piezas partan por cualquier sitio excepto por la unión. En algún sitio he leído que la solución es meter la pieza en el congelador pues el frío debilita la unión y la rompe. La verdad es que no lo he probado.





No hay comentarios :